Nueva Zelanda intensifica su presencia militar en la frontera para frenar crecimiento de COVID-19

Nueva Zelanda está aumentando la presencia militar en su frontera mientras lucha contra un nuevo brote de coronavirus y busca prevenir más violaciones de seguridad.

Alrededor de 500 efectivos de defensa adicionales se desplegarán en instalaciones de aislamiento administradas, casi duplicando el número actual, dijo el miércoles la primera ministra Jacinda Ardern. “Al ampliar nuestro personal de la Fuerza de Defensa, podremos reducir nuestra dependencia de los guardias de seguridad privados, especialmente en las instalaciones de mayor riesgo”, dijo. “Nuestra intención es dejar de utilizar contratistas de seguridad privada, especialmente en los lugares más riesgosos”.

Ardern llamó por primera vez al ejército para hacer cumplir los controles fronterizos en junio después de que a dos mujeres que llegaron del Reino Unido se les permitió salir temprano del aislamiento controlado y posteriormente dieron positivo en la prueba de COVID-19. Ha habido más violaciones desde entonces, incluido un hombre que escapó de un hotel en cuarentena y pasó una hora vagando por las calles de la ciudad antes de dar positivo.

Ardern citó experiencias en el extranjero para un mayor uso de las fuerzas armadas, posiblemente una referencia a Melbourne, donde se cree que los guardias de seguridad privados han jugado un papel en la propagación del virus de las llegadas en cuarentena al público.

Al mismo tiempo, dijo que hay señales alentadoras de que un nuevo brote en la comunidad en Auckland está bajo control, con solo cinco nuevos casos reportados hoy. La fuente de ese brote, que ha aumentado a 74 casos y ha puesto a Auckland bajo llave, no está clara.

“Si bien el grupo comunitario actual no se ha derivado de una instalación administrada de aislamiento y cuarentena, nada es a prueba de fallas y el fortalecimiento de la seguridad es un paso que creemos es útil”, dijo la ministra de Vivienda, Megan Woods, en un comunicado.

La frontera de Nueva Zelanda permanece cerrada a los extranjeros y todos los residentes que regresan deben pasar dos semanas en aislamiento controlado o en cuarentena, donde también se les hace la prueba del virus. Hasta el momento, unas 40 mil personas han pasado por las 32 instalaciones.

Prohibida la reproducción parcial o total.  Todos los derechos reservados de Rubicon, Global Trade, Customs & Business Partnership, S.C., del Autor y/o Propietario original de la publicación.  El contenido del presente artículo y/o cualquier otro artículo, texto, boletín, noticia y/o contenido digital, entre otros, ya sea propio o de tercero alguno, publicado en nuestra página de internet u otros medios digitales, no constituye una consulta particular y por lo tanto Rubicon, Global Trade, Customs & Business Partnership, S.C., sus colaboradores, socios, directivos y su autor, no asumen responsabilidad alguna de la interpretación o aplicación que el lector o destinatario le pueda dar.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Deja un comentario