Los costos de su flota, ¿obedecen a la nueva realidad económica?

Los costos de su flota, ¿obedecen a la nueva realidad económica?

Esta nueva normalidad exige voltear a ver hacia el interior de las empresas y ajustar todo aquello —costos y activos— que ya no corresponde a la demanda de sus clientes, en busca de no perder la viabilidad del negocio.

El coronavirus llegó para enfermar a una economía ya debilitada. Las expectativas apuntan hacia una caída del Producto Interno Bruto (PIB) de entre 8% y 10% para este año.

De ser así, la demanda para el autotransporte de carga podría contraerse entre 13.6% y 17% anual.

Cada transportista se enfrentará a retos específicos que lo llevarán a elegir la ruta y velocidad adecuadas para mantenerse en el mercado.

Xavier Ordoñez, socio líder para la Industria de Cadena de Suministro en Consultoría Deloitte México, expone en entrevista para TyT que, dada la naturaleza de cada sector productivo al que sirven, no existe una receta única aplicable a todas las empresas de autotransporte para reducir sus costos ante una eventual baja de sus ingresos.

“Si alguien dice: ‘tuve dos meses malos’, pero al momento de la reactivación el sector se recupera rápido —a niveles de 90 o 95% respecto a la actividad previa al COVID-19—, al final el transportista buscará acciones expeditas para mitigar costos. Si no se va a recuperar y queda 20 ó 30% abajo, debe tomar decisiones sobre los activos: vehículos, taller de mantenimiento propio, rentas, sueldos y salarios”, comparte.

Max Daniel Revuelta, especialista de la Facultad de Ingeniería de la Universidad La Salle, refiere que existen medidas de alto impacto que permitirán a las empresas de autotransporte bajar los costos de manera importante para mantenerse en operación sin dejar de ser competitivas.

Para ello, el experto ubica a los costos fijos —aquéllos que deben cubrirse se usen o no las unidades de carga— como el componente clave que permite implementar buenas prácticas financieras, con base en la relación entre el tamaño de la flota de la empresa y las nuevas necesidades del mercado al que atiende.

Los costos fijos están compuestos, principalmente, por el arrendamiento de las unidades, pago de intereses por financiamiento, seguros, nómina y prestaciones; impuestos, pago de servicios como agua, luz y telefonía; placas, permisos, verificación ambiental, servicio satelital y de instalaciones de mantenimiento, en caso de contar con un taller.

¿Mi flota responde a la demanda?

Las crisis traen oportunidades, y así como algunos transportistas requerirán más unidades para atender nuevas demandas de sus clientes, otros deberán voltear hacia el interior de su empresa para hacer una limpieza profunda y deshacerse de los activos que incrementan sus costos de operación.

“ Si tienes una flota grande con pocos viajes, los costos fijos se van a dividir entre esos viajes y el impacto será muy alto. En contraste, los costos fijos de un camión que realiza viajes todos los días de la semana, se dividirán entre 28 ó 29 días de uso y el resultado será reducido”.

Si el transportista detecta que realmente habrá una contracción en los servicios, vender o negociar con la arrendadora el remanente de unidades que estarán la mayor parte del tiempo paradas es una buena práctica que impedirá un impacto en los costos fijos.

Max Daniel Revuelta considera que el arrendamiento es una buena opción para llevar utilidad a la empresa. Expone el caso hipotético de una firma transportista que requiera mover más carga; para ello, alquilar las unidades necesarias por 2,200 dólares al mes cada una, más igual cantidad para el depósito, le llevará a tener ingresos.

En tanto, adquirirlas le demandará una inversión de 110,000 dólares por el vehículo, más entre 17,000 y 25,000 dólares por cada remolque: “¿Qué prefieres, comprar un camión o rentar 38? Aunque no sean tuyos, vas a generar una utilidad”, comenta.

El especialista en la industria de transporte de carga, manifiesta que también se debe analizar el segmento del mercado al que sirve la flota para establecer la antigüedad de las unidades.

Explica que, si los circuitos recorridos son de 600 kilómetros o más, entonces son necesarios vehículos nuevos. Si la distancia es menor a 250 kilómetros, podría utilizarse un parque vehicular de mayor antigüedad o seminuevo.

“Si voy a recorrer alrededor de 200,000 kilómetros al año, un camión usado no lo soportará. Además, viajes largos sí pagan un equipo nuevo”, agrega.

De acuerdo con estudios de las diversas marcas armadoras de vehículos pesados establecidas en nuestro país, es una realidad que la eficiencia aportada por vehículos nuevos está comprobada. El mayor rendimiento de combustible aportado por las nuevas tecnologías de motores, es, sin duda, una ventaja que debe considerarse para ser más rentable.

Xavier Ordoñez explica que la reestructuración del tamaño de la flota será variable para cada empresa, pues hay unidades económicas que soportan una utilización de hasta 40% por servicio al cliente, y se consideran una operación estratégica.

En contraste, existen transportistas que nunca quieren que sus unidades estén utilizadas a menos del 70 por ciento. Son números gruesos, dice.

Insta también a prever que la baja en la demanda no venga acompañada de una menor utilización de las unidades. “Lo que tendría que observarse es que, en cada tiro, la cantidad de carga sea similar y el cliente esté dispuesto a pagar (una menor utilización) por servicio”, advierte.

Esta estrategia dependerá de los resultados de la negociación con el cliente y del tipo de mercancía a transportar, pues se puede tener mayor carga por cada uno de los tiros, al reducir la frecuencia.

“ Si transporto juguetes, puedo hacer envíos pequeños, puedo pedir a mi cliente que sea paciente y acepte dos envíos hasta tener una caja completa. Pero, si atiendo a la industria farmacéutica, esto no será posible porque mi producto es crítico y se puede generar desabasto”. Xavier Ordoñez, socio líder para la Industria de Cadena de Suministro en Consultoría Deloitte México

Fuente:

Nancy Balderas Serrato-https://www.tyt.com.mx/nota/los-costos-de-su-flota-obedecen-a-la-nueva-realidad-economica

Prohibida la reproducción parcial o total.  Todos los derechos reservados de Rubicon, Global Trade, Customs & Business Partnership, S.C., del Autor y/o Propietario original de la publicación.  El contenido del presente artículo y/o cualquier otro artículo, texto, boletín, noticia y/o contenido digital, entre otros, ya sea propio o de tercero alguno, publicado en nuestra página de internet u otros medios digitales, no constituye una consulta particular y por lo tanto Rubicon, Global Trade, Customs & Business Partnership, S.C., sus colaboradores, socios, directivos y su autor, no asumen responsabilidad alguna de la interpretación o aplicación que el lector o destinatario le pueda dar.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Deja un comentario