La tormenta eléctrica y la renovación del convenio hospitalario | Columnas Financieras 18/05/2020

A AMLO le comen las ansias por salir a la calle a proseguir con su eterna campaña electoral. El acto público que ya tiene en la mira es el banderazo para la construcción del Tren Maya, escribe Darío Celis en El Financiero.

Los diarios de circulación nacional presentan opiniones y editoriales con información y trascendidos relevantes en materia económica.

Dinero, de Enrique Galván, en La Jornada:

El oscuro negocio de las calificadoras

El pasado mes, el cártel de las calificadoras de crédito –S&P, Moody’s y Fitch– bajó de grado –en diferentes medidas– a México, Pemex y a la CFE. De acuerdo con la prestigiada revista británica The Economist, en días recientes, el cártel ha degradado o puesto en perspectiva negativa una quinta parte de los emisores corporativos y soberanos, como resultado de la crisis desatada por el coronavirus y el desplome del precio del petróleo que hizo caer a más de tres quintas partes de las industrias más afectadas, como la de los automóviles y del entretenimiento.

Sin embargo, el mundo no ha resbalado al precipicio, nuestro país tampoco, aunque enfrentan circunstancias extremadamente difíciles. Es decir, existe vida después de una mala calificación. Hay que tener en cuenta que las empresas del cártel son privadas. Cobran a los clientes por sus servicios, lo cual se presta a malas interpretaciones. Son un gran negocio.

Capitanes, de Reforma:

Convenio en puerta

Tras casi dos meses de atender a pacientes provenientes de hospitales públicos, la Asociación Nacional de Hospitales Privados (ANHP), que capitanea Mario González Ulloa, y el Consorcio Mexicano de Hospitales, que lleva Javier Potes, prevén renovar el convenio que actualmente tienen con el Gobierno federal. El pasado 23 de marzo dicho convenio de colaboración entró en vigor para atender a derechohabientes del IMSS, ISSSTE, Insabi, Sedena, Semar y Pemex, en intervenciones como partos y cesáreas, cirugías de apéndice, hernias complicadas, úlceras gástricas y duodenales, con el fin de quitar presión a los hospitales públicos y que pudieran seguirse concentrando en la atención a los contagios por Covid 19.

El convenio vence el próximo 23 de mayo, y hasta ahora los hospitales privados han podido atender a mil 774 pacientes provenientes de instituciones de salud pública. Debido a que sigue habiendo un alto índice de contagios y, por ende, saturación en los servicios de salud, todo indica que habrá necesidad de mantener el convenio. Hasta ahora, nos cuentan, los pagos del Gobierno federal a los hospitales privados están fluyendo, lo que prepara el terreno para ampliar el trato.

Coordenadas, de Enrique Quintana, en El Financiero:

AMLO le apuesta a Trump

El documento que el presidente López Obrador dio a conocer el sábado, en el que explica la política económica de su gobierno para hacerle frente a la crisis derivada del coronavirus solo tiene, a mi parecer, dos puntos relevantes a ser tomados en cuenta. En su conjunto es insustancial y reiterativo. Dice que la actual crisis no deriva de la pandemia sino de la crisis del modelo neoliberal, consideración que anticipa mucho de su contenido.

El primer punto que me parece importante es el que alude a la entrada en vigor del T-MEC que, de acuerdo con AMLO, traerá inversiones, sobre todo a partir del conflicto comercial entre China y EU. El otro es la insistencia en la inutilidad de la medición económica basada en el PIB.

La Cuarta Transformación, de Darío Celis, en El Financiero:

El desaseado Tren Maya

A Andrés Manuel López Obrador le comen las ansias por salir a la calle a proseguir con su eterna campaña electoral. El acto público que ya tiene en la mira es el banderazo para la construcción del Tren Maya. Su proyecto insignia, que defiende contra viento y marea, está plagado de irregularidades en cuanto a la forma en que se han venido asignando los tres primeros de los cinco tramos que lo componen. El más reciente fue el Tramo 3, que fue adjudicado de última hora y después de muchas maromas, a Indi de Manuel Muñozcano. Ya había hasta un acta de fallo a favor de CAABSA de Luis y Mauricio Amodío.

Estos últimos presentaron la oferta económica más baja, 8 mil 418 millones de pesos, contra 8 mil 787 millones. Los “técnicos” del Fonatur cambiaron la metodología del puntaje para que no ganaran. Tan desaseada fue esta última licitación que la Oficina de Naciones Unidas de Servicios para Proyectos para América Latina y el Caribe, aunque avaló el fallo, no firmó la tercera y última acta final.

Ricos y poderosos, de Marco Mares, en El Economista:

4T provoca tormenta eléctrica

Viene una tormenta eléctrica. No es natural, es autogenerada. Su formación permite prever que será de gran magnitud. La fuerza y estridencia de sus rayos impactará en México, Estados Unidos, Canadá y hasta la Unión Europea. El centro de origen de esta tormenta eléctrica es la nueva política del gobierno de la 4T, que limita a las energías renovables: eólica y solar. Se pronostica una lluvia de litigios que podría derivar en un conflicto internacional con los principales socios comerciales de México: Estados Unidos y Canadá y, además, con la Unión Europea.

Se trata de una nueva política que limita a la inversión y la competencia entre inversionistas privados y favorece a la Comisión Federal de Electricidad como agente preponderante en el mercado, por decisión gubernamental. Eso ha provocado una oleada de protestas de los organismos empresariales: el Consejo Coordinador Empresarial, la Coparmex, la Concamin, la Asociación Mexicana de Energía Solar (Asolmex) y la Asociación Mexicana de Energía Eólica (Amdee), entre otras, que defienden inversiones realizadas por 20,000 millones de dólares y, en proceso, por 6,000 millones de dólares.

Activo Empresarial, de José Yuste, en Excélsior:

Renovables, alud de críticas; Nahle: equiparamos la cancha

Rocío Nahle, la secretaria de Energía, nos recuerda que el gobierno de la 4T está preocupado por la intermitencia con que operan las renovables. Pero, más allá de la intermitencia, hay una clara decisión de la 4T: regresarle a la CFE ser el gran generador eléctrico con 54% de la generación nacional, eliminando al resto de la competencia privada. Ello explica, primero, la prohibición del Cenace (Centro Nacional de Control de Energía). Y ahora la estocada final: el Acuerdo de Política de Confiabilidad, publicado en el Diario Oficial de la Federación, prohibiendo así la generación mediante renovables, eólica y solar.

El Acuerdo de la 4T provocó un alud de críticas de organismos ambientalistas, que consideran un retroceso del Estado mexicano para combatir gases efecto invernadero. Recordemos que la CFE opera con energía sucia: combustóleo y hasta carbón  (basta ver lo publicado por el Observatorio Ciudadano de Calidad del Aire). Otra crítica feroz provino de la IP. El Consejo Coordinador Empresarial, incluida esta vez la American Chamber (compañías  estadunidenses) y el Consejo Ejecutivo de Empresas Globales lanzan un comunicado que rompe lanzas con el gobierno de la 4T. Exigen la revocación del Acuerdo, por atentar “contra la legalidad, la certeza jurídica y la libre competencia energética”.

Prohibida la reproducción parcial o total.  Todos los derechos reservados de Rubicon, Global Trade, Customs & Business Partnership, S.C., del Autor y/o Propietario original de la publicación.  El contenido del presente artículo y/o cualquier otro artículo, texto, boletín, noticia y/o contenido digital, entre otros, ya sea propio o de tercero alguno, publicado en nuestra página de internet u otros medios digitales, no constituye una consulta particular y por lo tanto Rubicon, Global Trade, Customs & Business Partnership, S.C., sus colaboradores, socios, directivos y su autor, no asumen responsabilidad alguna de la interpretación o aplicación que el lector o destinatario le pueda dar.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Deja un comentario