Hiram Peón: Solo en tu mente existen las fronteras

Hiram Peón Lara.

Hiram Peón Lara.Fuente: Cortesía

La comercialización de todo tipo de servicios y artículos, nuevos y usados, es lo que actualmente mantiene a la economía familiar a flote.

Y aunque sean unos cuantos pesos, para la familia es vital mantener el flujo de dinero ingresando al presupuesto familiar.

Lo actual y más inmediato es voltear hacia la tecnología. Los que sabían usar las redes sociales tuvieron que desaprender “lo social” para enfocarse totalmente en el aspecto de negocio.

No es fácil, requiere mucho esfuerzo deshacerse del instinto egoíco que busca los “likes” y la admiración de los internautas. Transformar la red de admiradores en una red de negocios es el primer paso.

Aunque como diría mi amigo Zamuel, socio fundador de NETT Design Agency, lo primero es el cliente.

Zam me dice con vehemencia: Imagínate cómo es el cliente al que le quieres apoyar. Construye un perfil de la persona con la que quieres comprometer tu trabajo, tiene que ser una persona que sea compatible contigo en lo que respecta a principios y valores.

Esa persona tiene que creer en lo que tú crees, sentir como tú sientes y por eso, esa persona, se sentirá encantado de ser tu cliente y de recibir tu apoyo, tu genialidad, tu capacidad creativa.

Esta fue una valiosa lección de NETT, Design Agency.

Bien, si tenemos claro quién es el cliente que queremos, la tarea es buscarlo y mostrarle cuales son las emociones con las que vibramos para armonizar propósitos y resultados.

Y para vibrar con esa hipotética persona tenemos que saber cómo es, cómo piensa, qué quiere, donde está, aunque esto último no importa mucho, porque las redes sociales funcionan como un agujero de gusano, conectan el espacio tiempo de manera instantánea. Basta un smart phone para comunicarnos visualmente y con audio con cualquier persona sin importan donde esté.

Pensando en esto es que se me despertó el sueño de operar desde Playa del Carmen para atender mis consultas personales y consultorías empresariales, aunque éstos sigan en Monterrey o San Pedro.

Volviendo al cliente pensé en una nueva generación de clientes: los millennials.

Mucho se ha hablado de esta generación, Howe y Strauss dijeron que los millennials son cualquier persona nacida entre los años 1982 y 2004. Newsweek afirmó que esas fechas deberían ser de 1977 a 1994. La revista Time dijo que de 1980 a 2000.

Para los que no están familiarizados con la teoría generacional de Howe y Strauss, ellos describen una teoría recurrente de ciclos de generaciones en la historia. Strauss y Howe sentaron las bases para su teoría en su libro de 1991 Generaciones.

Para no hacer muy amplio el tema, los millennials son una generación, en estados unidos, muy preparada.

Son el grupo de adultos jóvenes mejor educado en la historia de los Estados Unidos, más del 33 por ciento de ellos han obtenido al menos un título universitario de cuatro años. Esto es una marca muy difícil de alcanzar en EU.

Los millennials también son fanáticos de todos los deportes y la tecnología.

En este momento, el 54 por ciento de los millennials quieren iniciar un negocio o ya han creado uno propio.

En México siguen un patrón muy similar, educados, fanáticos de la tecnología y los deportes, autosuficientes y muy enfocados en el desapego. Se les dificulta comprometerse en algo que no conocen.

Pues bien este tipo de personas consumen casi todo en línea, por medio de las redes sociales, pero se requiere crear una estrategia inteligente para acercarse a ellos. Si logras interactuar con ellos ya tienes la mitad del camino andado.

Pero cuidado los millennials valoran la conversación y la interacción genuinas. Tienen como un chip para descubrir la falsedad y el interés por su bolsillo.

Una estrategia podría sugerir que la mejor forma es producir contenido atractivo que invite a participar y en vivir experiencias, sobre todo si es en grupo de amigos, en su cuenta de redes sociales. La meta es ir por sus emociones y conectarse con ellos.

Esta es una nueva oportunidad. Posicionarse con la generación de millennials es el reto para la comercialización del futuro, no solo en México, sino en todo el mundo.

Recuerda que ya no hay fronteras, más que en la imaginación del presidente Trump.

En México no nos ha caído el veinte, pero cuando nos demos cuenta que no importa lo que haga nuestro pequeño dictadorcito, cuando nos demos cuenta que el mundo es el mercado, ya no necesitaremos hacer corajes cada mañana con sus desencuentros entre la realidad, su hermano incómodo y sus agendas ocultas.

No perdamos la esperanza. Hasta la próxima.


El autor es experto en comunicación corporativa y situaciones de crisis. Cuenta con un MBA del ITESM
.

Opine usted: [email protected]

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.

Prohibida la reproducción parcial o total.  Todos los derechos reservados de Rubicon, Global Trade, Customs & Business Partnership, S.C., del Autor y/o Propietario original de la publicación.  El contenido del presente artículo y/o cualquier otro artículo, texto, boletín, noticia y/o contenido digital, entre otros, ya sea propio o de tercero alguno, publicado en nuestra página de internet u otros medios digitales, no constituye una consulta particular y por lo tanto Rubicon, Global Trade, Customs & Business Partnership, S.C., sus colaboradores, socios, directivos y su autor, no asumen responsabilidad alguna de la interpretación o aplicación que el lector o destinatario le pueda dar.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Deja un comentario