Hernán González G.: Aprender a morir

Se quiere olvidar, pero los corresponsables de una supuesta “juventud sin valores” somos los adultos, y más concretamente los progenitores y maestros, y más directamente las madres, primero enamoradas, luego enajenadas y tardíamente indignadas. Por ello, si va en serio la llamada “nueva normalidad”, cuando los dueños de la información más que de la especuladora ciencia médica, decidan bajarle al alarmismo de los meses recientes, uno de los mandatos universales a revisar, cuestionar y readaptar es el de la maternidad como condición y destino de la mujer “para poder realizarse”. Mujeres y hombres estarán obligados a abandonar preceptos equivocados y a desechar chantajes probadamente dañinos, sustentados en un arcaico afán de dominación.

Prohibida la reproducción parcial o total.  Todos los derechos reservados de Rubicon, Global Trade, Customs & Business Partnership, S.C., del Autor y/o Propietario original de la publicación.  El contenido del presente artículo y/o cualquier otro artículo, texto, boletín, noticia y/o contenido digital, entre otros, ya sea propio o de tercero alguno, publicado en nuestra página de internet u otros medios digitales, no constituye una consulta particular y por lo tanto Rubicon, Global Trade, Customs & Business Partnership, S.C., sus colaboradores, socios, directivos y su autor, no asumen responsabilidad alguna de la interpretación o aplicación que el lector o destinatario le pueda dar.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Deja un comentario