Aeroméxico transfiere compensaciones de directivos a subsidiaria

Directivos de Aeroméxico transfirieron compensaciones económicas a una de sus subsidiarias que no está entre las deudoras, informaron en una enmienda publicada el pasado viernes por la noche, lo cual consta en su declaración de asuntos financieros radicada ante en la Corte del Distrito Sur de Nueva York.

Las compensaciones ganadas entre 2017 y 2019 por siete directivos por un millón 994 mil 514 dólares fueron transferidas a Sistemas Integrados de Soporte Terrestre en México, una subsidiaria ‘limpia’, es decir una firma que no está bajo el proceso de bancarrota de la aerolínea.

La transferencia ocurrió el pasado 30 de junio, mismo día en que la aerolínea anunció a la BMV su decisión de apegarse al Capítulo 11 de la Ley de Bancarrota, pero no se hizo pública hasta el pasado viernes cuando se notificó la enmienda.

“Esta cantidad (los 1.9 millones de dólares) aún se encuentra en poder de Sistemas, en fideicomiso, mediante un contrato de Tesorería y Administración y no ha sido distribuida a los beneficiarios”, aseguró la empresa ante la Corte.

Rogelio Rodríguez Garduño, miembro de la Asociación Mexicana de Abogados en Derecho Aéreo y Espacial, afirmó que la transferencia constituiría un presunto fraude, pues la aerolínea no especificó a la Corte que esos recursos fueron transferidos a otra firma al ser admitida a Chapter 11, sino que lo informó hasta ahora con la enmienda.

“Las subsidiarias, las filiales o las tenedoras a través de ellas no pueden crearse mecanismos para evadir o mandar flujos hacia ellas, porque sería tal cual un fraude de acreedores”, detalló el exdirector de asuntos Jurídicos en Aeropuertos y Servicios Auxiliares (ASA).

Agregó que aun cuando el movimiento haya ocurrido antes de la aceptación de la Corte en Nueva York de la solicitud para entrar al proceso de Bancarrota, este acto sería un perjuicio a los acreedores, entre los que se encuentran los sindicatos de pilotos, la autoridad fiscal y la seguridad social, entre otros.

“Entre los acreedores están los trabajadores y la autoridad fiscal. Aeroméxico no puede ‘rectificar’ y decir que los recursos se fueron a una filial, porque no se puede vaciar la masa del concurso”, advirtió el doctor en Derecho Aéreo.

Andrés Conesa Labastida, director general de Aeroméxico, obtuvo una compensación de 909 mil 815 dólares; a Javier Arrigunaga Gómez del Campo, presidente del Consejo de Administración, le fueron autorizados 440 mil 389 dólares; Ricardo Sánchez Baker, director financiero, 217 mil 86 dólares; Sergio Allard Barroso 155 mil 627 dólares; Andrés Castañeda Ochoa, director de mercadotecnia, 131 mil 662 dólares; Rosa Angélica Garza Sánchez, directora de recursos humanos, 113 mil 923 dólares y Claudia Angélica Cervantes, vicepresidenta legal, 26 mil 12 dólares.

La aerolínea aseguró que dichos bonos permanecen en sus reservas para efectos financieros, “por lo que no fueron ni han sido cobrados por sus beneficiarios”.

“Cada uno de los miembros del Grupo Directivo tomaron la decisión, hace varios meses, de no cobrar ese bono previamente devengado, por lo que dichas cantidades permanecen reservadas para efectos financieros y no fueron ni han sido cobradas por sus beneficiarios”, aseguró la empresa.

Aunque la aerolínea no respondió a la pregunta de si se tenía previsto cobrar los bonos más adelante, sí detalló que todos sus directivos decidieron aportar voluntariamente y temporalmente 50 por ciento de su salario habitual, para apoyar a la empresa en esta coyuntura.

Aunque las compensaciones no contravienen ninguna ley, los trabajadores de la aerolínea se mostraron inconformes al conocer la información, pues advierten que esos pagos no estaban en línea con la política de reducción de costos para enfrentar la contingencia sanitaria.

“Los bonos no son ilegales, pero un día antes del Capítulo 11 es cuando están las sumas mayores en los directivos”, señaló una fuente con conocimiento del tema.

Otro empleado refirió que las aportaciones cayeron mal dentro de los grupos de pilotos, sobrecargos y personal de la compañía.

“Las dispersiones fueron una muestra de la muy poca empatía de los directivos”, aseveró la fuente

La movilización de las compensaciones a directivos ocurrió mientras la firma negociaba con los sindicatos de pilotos y sobrecargos una extensión de las reducciones salariales, esto con el motivo de ayudar al Grupo a mantenerse a flote.

La operación se da, cuando la línea buscaba mantener una elevada reducción salarial, incluidos los directivos, que recortaron en 50 por ciento sus percepciones.

En las negociaciones, incluso, la línea aérea del ‘Caballero Águila’ se negó a devolver las reducciones aplicadas durante la pandemia a los trabajadores ,una vez que salieran de la reestructura financiera, decisión que también molestó a los colaboradores de la empresa.

Prohibida la reproducción parcial o total.  Todos los derechos reservados de Rubicon, Global Trade, Customs & Business Partnership, S.C., del Autor y/o Propietario original de la publicación.  El contenido del presente artículo y/o cualquier otro artículo, texto, boletín, noticia y/o contenido digital, entre otros, ya sea propio o de tercero alguno, publicado en nuestra página de internet u otros medios digitales, no constituye una consulta particular y por lo tanto Rubicon, Global Trade, Customs & Business Partnership, S.C., sus colaboradores, socios, directivos y su autor, no asumen responsabilidad alguna de la interpretación o aplicación que el lector o destinatario le pueda dar.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Deja un comentario